¿Estancada en tu negocio? ¡Desata nudos!

Sharing is caring!

Tu eres energía, el mundo es energía, el universo es energía, las cosas materiales pueden cargarse con energía (no me refiero a energía eléctrica) entonces, ¿Por qué tu marca iba a ser distinto?

¿Les ha pasado que a veces cuando están enojados (pero realmente enojados) y cocinan las cosas no quedan tan ricas o no salen como esperas? Yo cocinar enojada me lo prohibí. Es un verdadero desastre.

Lo mismo pasa con nuestro negocio.

Cuando nosotros estamos equilibrados, todo comienza a fluir. Pareciera ser que un gran nudo se ha desatado en nuestra alma y las cosas se ven de una manera distinta.  Yo me di cuenta de esto hace poco, gracias a que le hice una asesoría a la persona indicada.

Descubrí que arrastraba una mochila que no me correspondía cargar. Una mochila que llevaba puras emociones negativas y el intento de controlar la manera de ser de alguien en particular (La persona que de cierta forma creó esa mochila en mí) Mis energías se estaban centrando en intentar luchar constantemente contra esa persona, parte de esto era gracias a mi lado controladora, necesitaba que esa persona fuera como yo quería que fuera. MUY MALA POSTURA LA MIA.

Lo que yo debía hacer era lo contrario. Para evitar traspasar la mochila a mi hija y ella a sus hijos; el cambio debía hacerlo yo. Por que no solo estaba afectando a mi hija al cargar este peso, también estaba afectando mi relación de pareja, mi relación familiar ¡¡¡mi relación conmigo!!!

Así que encaré este peso. Lo miré a los ojos. Lo reconocí. Me reconocí. Lo acepté. Lo estoy perdonando. Lo estoy comprendiendo. Y lo estoy desatando.

No solo ha mejorado mi capacidad de reaccionar frente algunas cosas, mi alma comenzó a llenarse de inspiración, de amor, de luz. Y esto, se proyecta. Se proyecta en nuestros hijos, se proyecta en nuestra familia, en nuestros amigos, en nuestro negocio.

Nuestra marca se alimenta de la energía que nosotros le transmitimos. Si hay nudos por desatar en tu alma, probablemente tu emprendimiento también se llene de nuditos. Sentirás que todo se estancó, que las cosas no están resultando como antes o que no logran despegar como sueñas.

Si te sientes así y te dan ganas de lanzar al tacho de la basura tu emprendimiento te aconsejo lo siguiente:

  • Toma distancia un momento de todo. Silénciate. A veces nosotras mismas somos nuestras vendas en los ojos.
  • Descubre que nudos puedes tener pendientes de desatar. Pueden ser problemas con algún familiar, cargas que se traspasan por generaciones, perdonar a alguien o perdonarte. No les tengas miedo y enfréntalos.
  • Comienza a desatarlos. Decretar que lo harás es el primer paso. Te prometo que con eso ya sentirás que algo en ti a cambiado. Pero no los dejes así, desata. Con amor, paciencia, compasión y sabiduría…desata.
  • Cuando te sientas lista, un poco más liviana y con otra energía, vuelve a tu negocio y míralo con amor ¿Qué crees que debería cambiar? ¿Crees que puedes potenciarlo de otra forma? ¿Hay algo que estaba allí y no lo habías visto?

Te aseguro que te volverás a enamorar de él, te volverás a enamorar de ti y que enfrentarás cada reto que venga con otra mirada. Para que todo a nuestro alrededor esté en equilibrio, primero tu jardín interior debe estarlo.

¡Espero que te haya gustado este post! Si es así, te invito a compartirlo y por sobre todo a COMENTAR.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *