5 cosas que aprendí en mi primer año como emprendedora

Sharing is caring!

Ya cumplí un año desde que me lancé a ojos cerrados y renuncié a mi trabajo para convertirme en toda una mamá emprendedora.

¡Un año ya de emprendedora!

Bueno, llevo un poco más de un año, pero por estas fechas es que oficialmente me quedé sin trabajo estable (JA!) y me di cuenta que esto era real.

 

Comenzaban a llegar los primeros clientes. Unos me han acompañado durante todo este año y otros me abandonaron al mes y no les explico el terror que dio eso, pero me obligué a entender rápido que era parte del juego y que era necesario pasar por esto.

Así es como en un año he aprendido varias cosas y quiero compartirlas con ustedes para ver si les sirve también en este camino tan entretenido.

1) Antes que todo debes definir las bases de tu emprendimiento. Parece discurso repetido pero esto es demasiado importante. Si no sabemos qué queremos lograr, a quienes queremos llegar, como lo vamos a hacer y qué mensaje vamos a transmitir es muy difícil que nuestro proyecto llegue a buen puerto.

2) Shit happens. Y hay que asumirlo desde un comienzo para que no nos pille desprevenido. Los planes fallan, las personas fallan, nosotros fallamos y hasta la tecnología falla. Este camino no será miel sobre hojuelas pero si lo tienes claro desde el comienzo será más fácil seguir en la lucha. Así no te frustrarás tanto y estarás preparado para poder revertir todo esto. Tendrás días en que todo se derrumbará y querrás abandonar tu proyecto, pero ese momento será eso, un momento, porque luego podrás abrir los ojos nuevamente para renacer como el ave fénix y seguir en vuelo.

3) El trabajo tiene frutos y PACIENCIA. Parece obvio pero a veces lo olvidamos. Queremos todo inmediato y a pedir de boca, lo que a veces pienso que no tiene nada de malo, pero cuando se trata de nuestros proyectos debemos saber que posiblemente trabajaremos mucho para llegar a nuestras metas. Organízate, empodérate y trabaja por sacar adelante tu emprendimiento.

4) Crea alianzas. Arrímate a aquellas personas que son un aporte para ti y tu emprendimiento. No digo que seas interesado sino que aprende a unir fuerzas con otros donde puedan potenciarse. Un trabajo en equipo o de compañerismo. Así si por ejemplo tu eres wedding planner puedes crear alianzas con alguien que haga vestidos de novias, maquille, haga tocados o arreglos florales. En mi caso no hice este tipo de alianzas, sino que tuve la suerte de aferrarme a las personas que me tendieron una mano sin conocerlas y logramos apoyarnos mutuamente sin querer queriendo.

5) Estudia. Y tiene mucho que ver con el punto 3 pero lo destaco aparte para que entiendan que uno puede todo. Yo decidí ser Community Manager y trabajar freelance sabiendo un huevo de marketing digital y de cómo manejar las redes sociales. Entonces debía prepararme y estudiar, pero no tenía plata para invertir en certificaciones, así que me comí todos los cursos gratuitos online que pude sobre cómo ser un community manager y de marketing digital y debo decirles ¡que sigo en esto! A lo que voy es que no te detengas, si no sabes algo lo puedes aprender.

Estas son algunas de las cosas que he aprendido en un año. Sin duda vienen más aprendizajes porque en algo como esto uno jamás deja de aprender.

¿Qué has aprendido en este camino siendo emprendedora?

One Reply to “5 cosas que aprendí en mi primer año como emprendedora”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *