¡Mamá! ¡Mamá! ¡Mamá! La palabra del mes

Published by pelurriola on

Sharing is caring!

 ¡La Mamitis! ¡Ay qué tema!

Y la verdad es que lo escribo así, como con falta de “ganas de vivir” porque para mí ha sido un gran tema este último tiempo. Creo que la palabra mamá ha sido la más escuchada desde hace un mes.

 

Ema anda “Mamitis”. Sobre todo cuando hay gente que no conoce mucho en un espacio determinado. Pero su mamitis es del estilo: “No hables con nadie, no mires a nadie, quédate conmigo, solo conmigo” y si no se cumple esto el escándalo es seguro.

Así fue que pasé gran parte del día domingo encerrada en la pieza con ella viendo monos. No me dejó compartir con la familia. Mucha gente la terminó por colapsar y el estar sola conmigo en la pieza era el mejor de los panoramas.

Yo, en cambio, estaba de lo más malas pulgas posible, era plena celebración de Fiestas Patrias en Chile y Ema me tenía encerrada en la pieza. Me frustré tanto. Sentía mi libertad coartada y tenía ganas de llorar. “No es su culpa” me dije mil veces, como para no perder la paciencia con ella, “Es mía por criarla tan mamona”.

¡Mamá! 

Pero hace poco leí a una Insta Mamá que me hizo entender más esto de la “mamitis”. Y debo reconocer que sentí vergüenza por no pensarlo así. Fui siempre tan egoísta al reaccionar ante esta actitud de Ema que de verdad me avergüenza. Tania tiene una cuenta en Instagram donde habla de la dieta de exclusión entre otras cosas y hace unos días me abrió los ojos.

La foto era de una mamá gorila comiendo una rama mientras sus dos gemelitos tomaban papa de cada pechuga. Y lo primero que pensé fue: “Ayyy así me siento con una sola” y luego leí la frase fantástica: “¿Tiene a su hijo con mamitis?”….”¡¡¡¡¡¡Sí!!!!!!!” respondí emocionada, pensando en encontrar la solución mágica que hiciera que mi hija ya no me tomara mucho en cuenta.

Pero en vez de eso encontré el razonamiento lógico que yo no pensé ni por medio segundo. Esperamos más de los niños que lo que deberíamos. No quiero decir que son burros o incapaces, sino que emocionalmente esperamos que sean como los pajaritos u otros animales que luego de 2 meses pueden vérselas por sí mismos. Un cachorro humano no funciona igual.

Primero, hasta los 7 años absorben todo lo que les entregamos (Tanto emocional como de conocimientos) Son una esponja y hasta ese ciclo debemos dar lo mejor de nosotros para criar buenas personas y ojalá con las menos trancas posibles. Así que claramente sus mamás (mayormente) son su pilar, su cuevita de afecto y de protección ¿Por qué privarlos y hacerlos sentir lo contrario?

Segundo, si su mamá no hace eso entonces ¿QUIÉN?. Trajimos al mundo a un niño no un robot. Yo busqué a la Ema para amarla y cuidarla, ¿Porqué apartarla y hacerla crecer tan rápido?. No será así hasta mucho más grande, luego extrañaré que quiera estar conmigo.

Tercero, es una niña feliz y eso me debería decir que voy bien encaminada. Y es que uno piensa que mientras más dependiente de una “la hace” peor para ella.

Pero luego razoné: Tú eres su mayor pilar de confianza. Creo que es el momento de crear afectos verdaderos y hermosos con nuestros hijos. Acompañarlos a volar solos.

Y para mi sigue siendo tema el qué dirán. Y no saben la rabia que me produce pensar así. Pero encontrarme con este tipo de información en el momento adecuado es una buena forma de ir soltándose con esto de la maternidad.

¿Ustedes han pasado por la etapa de la Mamitis? ¿Cómo fue su experiencia?

 

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

shares