Criar sin morir en el intento

Sharing is caring!

Quiero dar el punta pie inicial de esta sección contándoles en que etapa me encuentro con Ema, estamos viviendo a concho la crianza respetuosa.

Primero necesito decir: ¡Que cosa más difícil es esto de criar por la cresta!

La cabeza a veces explota con tanta información y preguntas como ¿Qué hago ahora? ¿Cómo debería reaccionar en esta situación? ¿Cómo? ¿Cómo? ¡¿Cómo?! ¡¡¡¡¿Cómo?!!!! ¡¡¡¡¡BOOOOOM!!!!!

Pero siento que día a día es un aprendizaje y un día ganado. Intento no proyectar mis expectativas más allá de un día y menos comparar a mi hija con otros niños. Leer sobre crianza respetuosa ayuda mucho si encuentras las guías perfectas para este camino.

Ema tiene 1 año 10 meses. Es decir, que se encuentra en plena etapa del terror llamada “Los terribles 2 años”. Y cresta, son terribles.

Es esa etapa donde saben que tú y ella no son uno solo y ya no les angustia, sino que les parece perfecto para poder aventurarse a la vida. Por lo que los costalazos, pataletas y rebeldía están a la orden del día. Y si eres de las mías, una estresada por naturaleza, te prometo que perderás la cabeza en más de una ocasión.

Lloré en la ducha, con eso les digo todo.

 

Si le sumamos a estos los últimos cambios en nuestra vida, Ema estuvo INSOPORTABLE durante  al menos una semana (y algo más, no recuerdo, como que bloqueé ese episodio).

Eran pataletas espantosas, un griterío que volvía loco a cualquiera y golpes hacia ella y hacia quien estuviera delante (Generalmente yo).

Fue en uno de esos episodios, donde mi mamá me dijo: “Vete a la ducha, yo la veo” que lloré mientras me corría el agua por el cuerpo pensando algo tan espantoso como: “Cuando pensaba en mi hija estando en mi vientre, no me imaginaba esto, no quiero esto” “Ema está mal, tiene problemas psicológicos, no entiendo estas reacciones”.

¡AH!  el “No querer molestar al resto con los gritos de tu hija”…Creo que esto es lo que más me afectaba y afecta, asumo que aún lo hace. El que mi hija “moleste” con sus pataletas es algo que aún no puedo evitar que me estrese. 

 

Ese día salí de la ducha y me acordé de una página de Facebook llamada: Criar sin morir en el intento. Donde una psicóloga (experta en psicología infantil) bien empática te enseña a esto…literalmente: A criar sin querer tirarte por la ventana día a día. Basada en la crianza respetuosa y “obvia” (Para mi gusto. No me cabe en la cabeza otra)

Lo fantástico de esto es que te explica QUE OCURRE EN CADA ETAPA. Te dice clarito lo que tu hijo puede estar pensando en esos momentos de pataleta extrema y lo que necesita de su mamá (al borde del descontrol, pero consciente de  sus emociones, por lo tanto…puede manejarlas mejor que su hijo)

Cuando salí ese día de la ducha me vestí viendo un video que me habían recomendado y les juro que en la mitad de ese video yo respiraba aliviada: “Mi hija no está mal, todo esto es absolutamente normal” y lo mejor “A la mayoría de los niños les pasa”

Reconozcamos que hay algo reconfortante cuando comparamos a nuestros hijos con la mayoría, aunque después nos cacheteemos por hacerlo.

Desde ese día, y aunque no terminé de ver el video, todo cambio entre nosotras. Como yo entendía en que etapa se encontraba tuve más fuerza y autocontrol para enfrentar las “posesiones” de Ema, es más, las he logrado frenar antes de que se desencadenen y eso ha forjado una relación más estrecha entre ella y yo.

Además me di cuenta de que entiende todo…TODO. Y no es qué pensará que mi hija era una burra, al contrario, solo que no pensaba que una pequeña con un vocabulario tan acotado entendía cada palabra de la que yo le decía.

Así que si estas pasando esta etapa y estas al borde del colapso; primero te invito a desahogarte conmigo, para eso estamos hermana. Y segundo, visita esta fanpage y sigue a esta mujer que la tengo en un tremendo altar por darme el conocimiento que necesitaba para entender a mi hija.

3 Replies to “Criar sin morir en el intento”

  1. Mane says:
    1. pelurriola says:

Comments are closed.